Archivo mensual: septiembre 2011

Regreso a Amores perros: González Iñárritu, el cine mexicano, y la distribución internacional

El viernes 23 de septiembre, como parte de las charlas 24 Letras X Segundo que se realizan en el Centro de Documentación de la Cineteca Nacional, se contó con la presencia del reconocido crítico e investigador inglés Paul Julian Smith, quien nos ofreció un interesante acercamiento al filme Amores perros, desde una perspectiva de espectador extranjero con la ponencia “Regreso a Amores perros: González Iñárritu, el cine mexicano y la distribución”.

Paul Julian Smith es Catedrático Distinguido en el Programa de Estudios Hispánicos y Luso-Brasileños del Centro de Graduados de la Universidad de la Ciudad de Nueva York. Fue durante casi veinte años catedrático en la Universidad de Cambridge, Reino Unido. Es autor de quince libros, entre ellos Amores perros y Las leyes del deseo: la homosexualidad en la literatura y el cine español. Es colaborador asiduo de Sight & Sound, la revista del Instituto de Cine Británico y es columnista de Film Quarterly, editado por la Universidad de California. Fue jurado en la competencia de largometrajes mexicanos en el Festival Internacional de Cine de Morelia en 2009.

Smith explicó que se encontraba en España, cuando se enfrentó por vez primera con imágenes de Amores perros (2000). Estaba listo para ver una película española, cuando comenzó la proyección de los trailers previos al filme y ahí fue donde se encontró con el adelanto de la obra mexicano, que al investigador se le reveló como algo nuevo con una gran fuerza y que, inclusive, le hizo olvidar el filme por el cual se encontraba ese día en la sala de cine.

Ya tras ver Amores perros, Smith quedó tan prendado de la propuesta del realizador mexicano Alejandro González Iñárritu, que decidió comenzar una investigación seria sobre el filme, que fue publicada originalmente por el British Film Institute (dentro de su colección Modern Classics), y para la cual viajó a México para hacer investigación de campo y entrevistas, de entre las cuales destaca su encuentro Carlos Monsiváis, a quien le agradece especialmente su información y opinión sobre México y su cine.

Así, Smith publicó su investigación en 2002, en la que explica cómo fue la génesis de Amores perros, y cuál ha sido su trascendencia cultural y mediática. Tras poner estos antecedentes, puntualizó sobre la efectiva distribución, exhibición, y promoción de la película; haciendo hincapié en la atención que se puso en los temas sexuales, la ciudad, así como el especial estuilo visual que mostraba un México visto con una perspectiva nueva.

El investigador explicó que la obra de González Iñárritu ha influido notablemente en el cine extranjero, así como en diversas investigaciones de especialista anglófonos en cine. Considera que el auge del cine de González Iñárritu coincide con cambios bastante grandes en la transformación que ha tenido lo que se considera como cultura cinéfila en el nuevo milenio y, sobre todo, en el caso particular del cine latinoamericano pues, hasta antes de este filme,  tanto en EU como en Europa, casi lo único que se valoraba del cine latinoamericano era el supuesto acceso que al espectador le permitía hacia las condiciones socioeconómicas de sus países de origen. Con la transformación en los gustos de los amantes del llamado ‘cine de lengua extranjera’ se dio un interés mayor por el llamado cine de géneros, así como por la obra de directores con una estética transparente, tales como González Iñárritu.

De esa forma, Smith consideró que la carrera nómada del realizador mexicano –que ha ido por México, EU, África, Asia, y Europa-, ha vuelto a coincidir con las tendencias de los estudios fílmicos anglosajones, donde las palabras fetiche de anteriores décadas, como ‘imperialismo’ y ‘neo-colonialismo’, han sido eclipsadas por nuevas, tales como ‘transnacionalismo’ y ‘mundialización’.

Así, Smith explicó, el logro de González Iñárritu ha sido establecer una tercera vía, entre el cine comercial -sin ambiciones artísticas y que no suele salir de casa- y los filmes de festivales puros y duros, destinados a una audiencia internacional pero muy reducida.